Acceder a visionar imágenes de abusos reales a niños/as, en redes sociales de uso habitual, es fácil.
Sí, por mucho que a algunas personas les sorprenda esta afirmación, la realidad es esta.

¿Y cuál suele ser la reacción de las personas que acceden a estas imágenes?

En el mejor de los casos, pero nada recomendable, compartirlas con las personas de su entorno, en aras de denunciar la acción. Y en el peor de los escenarios, nos encontramos con personas inmunizadas a este tipo de imágenes, que no responden de ninguna manera.

El riesgo de no reaccionar, puede conllevar consecuencias deplorables.

En el momento en que se normalizan imágenes de explotación sexual infantil, se está normalizando un abuso, y esto, aumenta el riesgo de no saber gestionar adecuadamente situaciones de abuso hacia uno/a mismo/a.

No tener claras las relaciones de poder, los límites, qué es una sexualidad saludable, qué supone consentir, … puede querer decir, no identificar los factores de riesgo que atentan contra uno/a mismo/a, y no disponer así de las herramientas, que pueden resultar de ayuda (aunque no siempre), para evitar o detener un abuso.

Pero … ¿qué tipo de ciudadanos/as queremos ser?

Es importante apostar por un cambio de paradigma educativo, que promueva la educación emocional, el pensamiento crítico, y el aprender a aprender. Es desde aquí, que conseguiremos que las personas cuestionen lo que ven, tengan claro qué es un abuso, se trate de la índole que sea, y reaccionen denunciando adecuadamente, y sumando en la tarea de proteger a los/las menores, y a las personas más vulnerables.

En aras de prevenir, sensibilizar e intervenir en el abuso sexual infantil, el mes de diciembre de 2019, nace ÂngelBlau, asociación de ámbito estatal que inicia su actividad en Cataluña, y toma como referencia Ángel Blau Francia, fundada en el 1988 por Latifa Bennari.

Desde ÂngelBlau apostamos por la visibilización del abuso sexual infantil, en aras de prevenirlo.

Por ello, la sensibilización ciudadana es fundamental.

Debemos tener claros algunos aspectos, respecto al material de explotación sexual infantil, o anteriormente llamado, pornografía infantil.

Compartir dicho material supone un delito, incluso cuando uno/a lo hace con la idea de compartirlo para que más personas lo denuncien.

Detrás de cada imagen, de cada vídeo, hay un/a menor que sufre.

Recibir imágenes y visionarlas afecta psicológicamente, no contribuyas a hacer sufrir a otras personas.

Lo mejor que puedes hacer frente a este tipo de imágenes, es denunciarlas directamente a la policía. Facilitamos un enlace para hacerlo: https://www.policia.es/formulario_generico.php?ordenes=6

Por otro lado, si te sientes atraído por este tipo de imágenes, pide ayuda.

Estamos para ofrecerte el apoyo que necesitas, déjate acompañar.

Todas y cada una de las personas que contactan con ÂngelBlau, tienen su lugar en la asociación, y merecen nuestro máximo respeto.

Sentirte escuchado/a, sin ser juzgado/a, y experimentar una acogida cálida y humana en tu decisión de romper el silencio, es fundamental para poder empezar a sanar.

Tenemos mucho trabajo por delante, pero todo es empezar.

Tenemos claro que cada uno/a de nosotros/as, puede ser un potente altavoz en la visibilización del abuso sexual infantil, ayúdanos a evitar cegueras nocivas que no hacen más que perpetuarlo.

No dudes en llamarnos ante cualquier duda al ☎  93 642 53 81, o envíanos un correo a info@angelblau.com.

Envía tu opinion